Logo de Isliada

Literatura cubana contemporánea

Narrativa

Corazón sin fichas

Una cara feliz significa que te sientes bien, una cara triste significa que no. Así nos comunicaremos, podremos entendernos. El sol significa que hace buen día; la nube gris, que no hace buen tiempo

Una cara feliz significa que te sientes bien, una cara triste significa que no. Así nos comunicaremos, podremos entendernos. El sol significa que hace buen día; la nube gris, que no hace buen tiempo. La cama, que quieres acostarte; la silla de ruedas, que quieres salir a pasear. No te gustan esas fichas, prefieres apañarte sola, entendernos como hasta ahora, con gestos cotidianos. La mayoría son los de toda la vida, los que utilizamos cualquiera. Pedimos la sal alargando el brazo en dirección al salero y moviendo los dedos hacia nosotros, con un gesto de posesión. Nadie necesita fichas, en verdad. Sin embargo, me gustan esos dibujos, me agrada la idea de comunicarme con ellos. Una lámpara indica que necesito luz; el índice en los labios, que deseo silencio. Apenas me harían falta media docena de fichas para comunicarme lo imprescindible con los demás. Siempre he necesitado poco y creo que podría prescindir aún de más. Me miras, escudriñas en mí a través de tus ojos. Nos miramos muy de cerca, tanto que las frentes podrían llegar a tocarse. Me distancio. Sonreímos. Seguimos esperando. Hoy sería la ficha con la silla de ruedas y la ficha del sol. Hace buen tiempo para pasear. Me giro y contemplo mis gafas de sol en la mesa. Creo que estamos listos. Hay personas que necesitan muchas fichas. Puede verse mucho de una persona sabiendo las fichas que necesita para comunicarse. Hay quien no necesita ninguna, no necesita ni comunicarse. Creo que me gustaría esa carencia de necesidades. Me retaría a entenderme con menos fichas cada día. Solo lo básico. Ríes y canturreas. Una cara feliz.

Contenido relacionado

Comentarios a: "Corazón sin fichas"

(*)Requeridos

Sobre el autor

  • Eduardo Caballero

    . Madrid, 1968. España. Estudió en la Escuela de Letras de Madrid dirigida por Alejandro Gándara y es autor de los libros Otro nombre, otra puerta (Crealite, 2014), Ahora que no estás (Crealite, 2015) y Los bolsillos del corazón (Crealite, 2016). Considerado como un autor sugerente y directo que sorprende en sus planteamientos, su narrativa seduce desde las primeras líneas. Otro nombre, otra puerta ha obtenido favorables críticas de opinión en España y se ha publicado en Rumanía con el título Alt nume,altă ușă (Editura Univers, 2015). La revista literaria Dilemateca también ha traducido y publicado alguna de sus narraciones en este país.