Logo de Isliada

Literatura cubana contemporánea

Artículos

La Colección G (de Gilberto) y la nueva narrativa cubana

Inaugurada con una muestra de “diez narradores cubanos que no son Pedro Juan Gutiérrez ni Zoé Valdés ni Leonardo Padura”, lanza ahora su cuarto título…

“¿Colección G por Gilberto?”, le preguntan. “¿Y por qué no?”, responde con una sonrisa taimada, y argumenta que “en Cuba hay muchas editoriales, pero no hay editores”. Él tiene para todo una respuesta Punzante. “El ambiente editorial cubano es demasiado ecuménico, igualitarista, no permite distinguir las diferencias”. Por sus columnas de crítica literaria en OnCuba y en Hypermedia Magazine, queda claro que Gilberto Padilla es un tipo sin Pelos en la lengua. Ante la ausencia de sellos liderados por personalidades que le impriman una visión y estrategia propia, y que aporten vectores estéticos y criterios individualizados, él defiende a Colección G como una suerte de “proyecto de autor”, un territorio de inclusiones y exclusiones delimitadas por una mirada muy personal acerca de la literatura cubana contemporánea. Quizás la G, entonces, resulte una consonante harto noble; y debió haber escogido la P, de Puñal. Y también, P de Padilla, ese apellido suyo que lo emparenta con Heberto, el poeta hereje de Fuera de juego y protagonista del caso más sonado en toda la historia literaria en la isla.

Gilberto cuenta la historia de su Colección G al público reunido en la Embajada de España en La Habana, el lunes 16 de enero de 2017. La razón para que el encuentro transcurra en ese lugar, es que lo acompaña Ignacio Rodríguez, representante de Ediciones La Palma, un sello con sede en Madrid que se ha asociado a Padilla para la impresión y distribución en el mercado ibérico de los títulos del naciente catálogo.

Colección G debutó en 2014 con la antología Malditos bastardos, recopilación de “diez narradores cubanos que no son Pedro Juan Gutiérrez ni Zoé Valdés ni Leonardo Padura ni…”, según reza en el atractivo llamado de portada. Con este volumen, Padilla buscó desmarcarse de los nombres más socorridos y exponer a un conjunto de autores desconocidos para el lector internacional, cuya obra, en su opinión, además de valiosa por su rigor escritural, representa un “cambio de tendencia”, despojada de “localismos” y tópicos “exóticos”, en consonancia con una “sensibilidad más global”.

Al escoger a Ahmel Echevarría, Jorge Enrique Lage, Osdany Morales, Raúl Flores, Michel Encinosa, Abel Fernández Larrea, Erick J. Mota, Legna Rodríguez, Anisley Negrín y Orlando Luis Pardo Lazo, todos nacidos entre 1971 y 1984, se hizo patente la predilección por el grupo etario hoy reconocido como “Generación Año Cero” —etiqueta de la cual Padilla, sin embargo, intenta prescindir—, cuyas narraciones asaltaron el panorama literario cubano con la entrada del siglo XXI.

El interés que define a Colección G se hace todavía más ostensible cuando se revisan las propuestas aparecidas a continuación de esos Malditos bastardos. Tras la antología sacada con el dígito 0, se publicó en 2014 y bajo la curiosa numeración 0.5, la novela La autopista: The movie, “distopía” con tono paródico firmada por Jorge Enrique Lage; luego vino el 1, en 2015, reservado para No sabe/ No contesta, de Legna Rodríguez, volumen definido como “15 historias para perder el juicio”; y el último hasta el momento, en 2016 y con la cifra 2, Días de entrenamiento, de Ahmel Echevarría; libro que, sin miedo a la desmesura, Gilberto califica de esta manera: “Todo parece indicar que la mejor novela cubana del presente ha sido escrita por alguien con una edad ridícula: cuarenta años”.

A la contra de lo que pudiera pensarse por sus planes con la Colección G, no anima a Gilberto Padilla el propósito del “Parricidio” contra los autores de mayor edad. En todo caso, y así lo aclaró a los asistentes a la cita en la embajada, su motivación es “Pedófila”.

Por si alguien no entendiera lo que él quiso decir, sépase que la clave está en una frase colocada en función de obertura a Malditos bastardos: “¿Qué es quemar una biblioteca comparado con fundarla?”

 

LEA EN ISLIADA UNA MUESTRA DE LA ANTOLOGÍA MALDITOS BASTARDOS:

“Isla” de Ahmel Echevarría

“La planificación” de Legna Rodríguez Iglesias

Contenido relacionado

Comentarios a: "La Colección G (de Gilberto) y la nueva narrativa cubana"

(*)Requeridos

Sobre el autor

  • Rafael Grillo

    . (La Habana, 1970). Escritor y periodista.. Jefe de Redacción de la revista El Caimán Barbudo y fundador de la web Isliada. Ha publicado Ecos en el laberinto (ensayo, Editorial Extramuros, La Habana, 2005), Las armas y el oficio (periodismo literario, Editorial Capiro, Santa Clara, 2009), Asesinos ilustrados (novela, Editorial Extramuros, 2010), Historias del ABECEDARIO (novela, Editora Abril, 2010) y La revancha de Sísifo (ensayo, Editorial Unicornio, 2010). Como antologador ha publicado el volumen de cuentos Isla en negro. Historias de crimen y enigma (Editora Abril, 2015), El martillo y la hoz y otros cuentos (Ediciones Reina del Mar, 2015) e Isla en rojo. Historias cubanas de vampiros y otras criaturas letales (Editora Abril, 2016); así como estuvo encargado de la sección cubana en [email protected] [email protected] caníbales Volumen 3. Antología del microcuento del Caribe hispano (Editoriales Isla Negra, Puerto Rico; Búho, R. Dominicana; y Unión, Cuba). Incluido también en numerosos libros colectivos, como Los rostros de Padura (Edit. Extramuros, 2015) y Confesiones. El nuevo cuento policial cubano (cuentos, Ediciones UNIÓN, 2011), entre otros. Ha obtenido: Premio de Ensayo José Antonio Echeverría 2004; Premio de Poesía Luisa Pérez de Zambrana 2004; Premio Jorge Ricardo Massetti de Periodismo Internacional en 2006 y 2007; Premio Fundación de la Ciudad de Santa Clara 2008 en Periodismo Literario; Premio de novela Luis Rogelio Nogueras 2009. Por la web Isliada recibió en 2013 el Premio Cubarte al Mejor Portal de Cultura. Miembro de la UNEAC y de la UPEC. Imparte clases a alumnos de Periodismo en la Universidad de La Habana. Cursa la Maestría en Comunicación Social.