Logo de Isliada

Literatura cubana contemporánea

El Librero Semanal

Cantos de viaje

Género: PoesíaLibros

Descargar:

Sobre el autor:

Sobre el libro:

Robert Louis Stevenson fue un viajero impenitente, recorrió buena parte de Europa y Estados Unidos, siempre a la busca de experiencias nuevas, así como de climas más suaves para aliviar su dolencia pulmonar. En su poesía, de indudable influencia romántica, reflejó las grandes pasiones de su vida: el amor por su tierra natal, Escocia, y el anhelo por los países lejanos.

Fragmento

AL COMPRADOR INDECISO

(Poema inicial de La isla del tesoro)

Si los cuentos que narran los marinos,
hablando de temporales y aventuras, de sus amores y sus odios,
de barcos, islas, perdidos Robinsones
y bucaneros y enterrados tesoros,
y todas las viejas historias, contadas una vez más
de la misma forma que siempre se contaron,
encantan todavía, como hicieron conmigo,
a los sensatos jóvenes de hoy:

—¿Qué más pedir? Pero si ya no fuera así,
si tan graves jóvenes hubieran perdido
la maravilla del viejo gusto
por ir con Kingston o con el valiente Ballantine,
o con Cooper, y atravesar bosques y mares:
bien. ¡Así sea! Pero que yo pueda
dormir el sueño eterno con todos mis piratas,
junto a la tumba donde se pudran ellos y sus sueños.

NO DIGÁIS QUE FUI DÉBIL Y NO HICE FRENTE

No digáis que fui débil y no hice frente
a mis obligaciones, y que huí del mar,
negando las torres que mis mayores erigieron, los faros que encendimos,
para jugar con un niño que se divierte levantando castillos de papel.
Decid mejor: En el atardecer del tiempo
una recia familia arrancó de sus manos
la arena del granito, y contemplando en la lejanía
a lo largo de la rugiente costa, monumentos
y altas memorias que en el crepúsculo se hundían,
sonrió feliz, y a infantiles tareas
alrededor del fuego, dedicó las horas del anochecer.

SKERRYVORE

Por amor a las palabras hermosas, y en homenaje
a los míos y a mis compatriotas,
que desde siempre sobre el tempestuoso océano se afanaron
en fijar una estrella para los navegantes allí donde
hasta entonces sólo reinaron guaridas de focas y cormoranes,
yo, en el dintel de esta casa, inscribo
el nombre de una torre orgullosa.

Contenido relacionado