Logo de Isliada

Literatura cubana contemporánea

El Librero Semanal

Piratas de América

Sobre el autor:

Sobre el libro:

En 1666 Exquemelin partió hacia América desde el puerto de El Havre en la nave San Juan, de la Compañía Francesa de las Indias Occidentales. El barco cayó en manos de los piratas y Exquemelin fue vendido como esclavo en la isla Tortuga. Durante su cautiverio aprendió de su amo el oficio de cirujano, y adoptó la Ley de la Costa siendo pirata. Así sirvió a las órdenes de piratas tan insignes como L’Olonnais, Morgan o Bertrand d’Oregon hasta el fallido desembarco en la costa occidental de Puerto Rico, en 1674. Participó asimismo en asedios a las plazas de tierra firme: combatió en los dos asaltos a Maracaibo, en las dos tomas de la isla de Santa Catalina y en la toma y desvastación de Panamá. Bucaneros de América es la crónica apasionante, narrada en primera persona, de un actor presencial de las aventuras de los piratas del siglo XVII. La obra se publicó en Ámsterdam en 1678, y sólo tres años después apareció la presente versión española.

Fragmento

PREFACIO

Exmequelin y los bucaneros

Poco se sabe a ciencia cierta de Alexandre Olivier Exquemelin, también conocido como el cirujano de los piratas. Al parecer, podría tratarse de un hugonote nacido en Honfleur (Francia) en torno a 1645, que huyó de las persecuciones religiosas hacia el Nuevo Mundo en 1666, fecha en la que se inicia la crónica del libro por el que es famoso, Piratas de América, y regresó años después para establecerse en Ámsterdam, donde muere con posterioridad al año 1707.

Piratas de América se publica inicialmente en Ámsterdam en 1678, y sólo tres años después aparece la versión española. Exquemelin se embarca en 1666 en el navío San Juan, de la Compañía Francesa de las Indias Occidentales, con la que parte del puerto de El Havre rumbo a la isla de la Tortuga, en el Caribe. El barco en el que viaja cae en manos de los piratas y Exquemelin es vendido como esclavo en Tortuga. Durante el cautiverio aprendió de su amo el oficio de cirujano, y, en calidad de tal, abrazó la Ley de la Costa e ingresó en la congregación de los piratas. Sirvió a las órdenes de piratas tan insignes o sanguinarios como L’Olonnais (también conocido como El Olonés), Morgan o Bertrand d’Oregon hasta el catastrófico desembarco en la costa occidental de Puerto Rico en 1674. Participó activamente en el corso y en los asedios a las plazas de tierra firme: estuvo presente en los dos asaltos a Maracaibo, en las dos tomas de la isla de Santa Catalina y en la toma e incendio de Panamá. Piratas de América es la crónica apasionante, narrada en primera persona, de un testigo directo de la vida y hazañas y los crímenes de los piratas del siglo XVII.

Exquemelin describió la isla Española con todo lujo de detalles en lo que se refiere a los frutos, árboles y animales. Y en las mismas, describe a los bucaneros franceses y a los piratas más célebres que merodeaban por las costas caribeñas de América, y de su forma de actuar. Se encargó de relatar los orígenes de François L’Olonnais y de Henry Morgan y de los principales actos de piratería y latrocinio cometidos contra las ciudades españolas de América.

Entre los hechos más relevantes que inició L’Olonnais contra los españoles de las Indias destacan la flota que organizó para desembarcar en las islas españolas de América, con intento de saquearlas, abrasarlas y despojarlas de todo bien, y como se armó de nuevo para ir a tomar la ciudad de Santiago de León, así como también Nicaragua, donde murió miserablemente (parece que despedazado por los nativos).

De Morgan da también Exquemelin sus noticias: como el pirata inglés tomó la resolución de embestir y despojar la ciudad de Portobelo, y la conquista despiadada de la ciudad de Maracaibo, situada del lado de la Nueva Venezuela. El mismo Morgan arrasa la ciudad de Panamá, situada en las costas del mar Meridional de América, así como destruye otras varias plazas.

Contenido relacionado