Logo de Isliada

Literatura cubana contemporánea

Poetas

Luis Amado-Blanco

Otros poetas

Poemas

Asturias:

Tierra verde, manchada por la minas
y endulzada de orbayo, donde todo
se desvanece en gris lejanía …
Cumbres de nieve y sol, cansados valles,
puertos y playas de una mar bravía.
¡Aunque no quiera, tiene que sonar
un poco a gaita el ritmo de mi lira!

 

El romance de la niña de Covadonga

La hija de la lavandera
lavaba de noche y día;
alboreando, pañales
teñidos de purpurina,
y en los ocasos, enaguas
muy sucias de luna fría.

-También lavaba luceros
Con el jabón de su risa.-

 

Poema desesperado

a la muerte de Federico García Lorca

El frío de los robles
está cuajado en ruda primavera

¡Federico García Lorca, quién te viera!

¡Quien te viera! ¡Quien te viera!
-¡Ay, amor! ¡Ay, alegría!-
Tu luto vengo llorando
¡Ay, Federico García!

Moreno de sal y escama
voz de trueno en lejanía.
¿Quién te llevó? ¿Quién te trajo?
¿Quién te dio la mano fría
para tu mano caliente
de senos y de sonrisas?

¡Ay! ¿Quién te robó el lucero
que en tu corazón lucía?

Rencor de sepulturero,
señoritos de rapiña
sin romances en el pecho,
sin fuentes ni siemprevivas,
una noche te mataron
con el puñal de la envidia.

 

Claustro

Todo giraba en derredor del vértigo:
la vaca triste de campana fina,
la silla patriarcal de bendiciones
y el noble carro del esfuerzo lleno.
El caballo, la niña, los ancianos,
la torre y su veleta, aquel retrato
que miraba mi infancia y nuestra dicha;
el pino familiar,
la casa gris, que al borde de la espera
sus ocasos de humo desleía.

Todo, madre, mi madre,
todo era lodo y maldición en alto,
mientras los hombres, con la bocas secas,
rugían imprecando la desgracia.

Contenido relacionado