Poetas

Poesía de Argentina

Poemas de Vicente Muleiro

Vicente Armando Muleiro (Buenos Aires, 12 de agosto de 1951)1​ es un escritor, dramaturgo y periodista argentino. Como periodista trabajó en los diarios Sur Argentino y Crónica, y en el semanario El Periodista. Fue editor de la sección Política y Cultura del diario Clarín, y editor jefe de la revista Ñ (suplemento cultural del diario Clarín). Desde 2012 y hasta diciembre de 2015 fue subdirector de Radio Nacional, donde además conducía el programa Vía libro.

MILONGA DE LOS SOBREVIVIENTES

Hemos bailado sobre restos de ustedes
con el consuelo falso
con el falso consuelo
de que a ustedes
les hubiera gustado que bailáramos.

Pero no lo sabemos,
en verdad no sabemos. No
lo pensaron antes y ahora
ni lo piensan:
están muertos, tan muertos

y nosotros bailando
en la injusticia esta milonga de sobrevivientes.

EL MARATONISTA

Correr correr y levantar los brazos
mientras brama el estadio ¿O en el último tramo
abandonar la pista
para reflexionar bajo los sauces
su estética inclinada?

(cuando cruzas la meta ya es de noche
se han retirado el público y los medios).

Se te veía venir a esta derrota:
el que corre desnudo
le teme a la llegada.

La matadora

Cuando se apareció la matadora
armada de disturbio hasta los ojos
sentí
que estaba hecha para intimidarme
puesto que
a prima facie
y a lo lejos nomás
me perturbaba.

Yo tenía que parar de vez en cuando
charlar con alguien, preguntar por el mundo.

HERNÁN

Le hemos dicho que no y ha jurado matarnos
con su espada invencible.

Confinado a su cuarto balbuce enfurecido las terribles
verdades de los viejos poetas:
Todo deseo es impostergable –clama en su media voz-
dice que no soporta el rigor de la especie
que lo aplasta al planeta.

Se ha agotado llorando y hay
silencio en la casa.

No hagan ruido señores.

Nuestro asesino duerme.

MILONGA DE JORGE LUIS

El bastón que lo precede va buscando una
palabra
viene del sur y va al sur
silabeando la tiniebla
busca
a palabra parda, la no dicha
de bambú
aquel balbuceo nonato
la pura que se hizo agua.

Cuando está escrita es la muerte
si no está escrita es la nada.