Logo de Isliada

Literatura cubana contemporánea

Narrativa

Siete brevísimas narraciones

Los primeros tres relatos pertenecen al volumen Crónicas diluvianas y los cuatro restantes forman parte de Algunas animalezas y otras bestialidades, publicados ambos en 2010

LIMITACIONES DEL MUNDO ANIMAL

Un nutriólogo, que no se especializa precisamente en el estudio de las nutrias, repetiría inflexiblemente que los humanos somos lo que comemos (algo que también resulta válido para las nutrias), pasando por alto que eso somos, luego de cocinar lo que comemos.

El fuego modeló definitivamente nuestro perfil civilizado: Un cuenco de barro es más consistente después de ser sometido a altas temperaturas. Giordano Bruno, pensador italiano del siglo XVI, tras similar proceso, cristalizó la verticalidad de sus ideas; algo que no han podido experimentar las nutrias por carecer de conciencia y estómago civilizado.

DOMINGO EN EL ZOO DE LA PREHISTORIA

El primer proyectil del mundo acaba de ser lanzado. De no agachar la cabeza, empujada por el poderoso instinto que aun me supera, un chimpancé me hubiese levantado la tapa de los sesos con una piedra arrojada desde su foso.

Libre de pecado hasta ese instante, el simio aplaudió puerilmente su primera falta.

Ante la prístina gravedad del suceso, di rápida cuenta a las autoridades veterinarias. Otro ciclo funesto pudiera estarse gestando.

CAMBIO DE PLANES

¿Dónde está el tigre? Preguntan los niños a sus padres frente a la jaula del felino. Pero muy pocos dilucidan la interrogante. Aunque cueste creerlo, ahí está; justo entre un barrote y el otro. De sus primitivas funciones para el camuflaje, en la remota jungla de lianas y bambúes, el tigre saca partido a su pelaje, pasando desapercibidamente a la enfermiza curiosidad de sus indeseables espectadores.

CEFALOMORFIA

Un calamar gigante ha absorbido todos mis sueños de esta noche convirtiéndolos en pesadillas. Mi onírico victimario sugiere, previa conexión de cada uno de sus tentáculos con mis respectivas circunvoluciones, que me convierta al credo azul siniestro de las aguas abisales que él habita. Convexo, y no converso, me aferro al sudado camastro de mi tortuoso martirio, mientras me repito hasta el cansancio: “Gregorio, por lo pronto eres un insecto, mañana ya veremos. Recuerda que debes despertar temprano para ayudar a Kafka a olvidar que soy un matrimonio insoluble”… hasta el cansancio.

DESEOS-LUCES

A once kilómetros de profundidad oceánica, donde la oscuridad imperante obliga a sus habitantes a portar sus propios faroles, un faloluminiscente perseguía a su contraparte bulboluminiscente. Despistado entre tantas pequeñas refulgencias, el priápico persecutor fue a parar a una deslumbrante y tibia oquedad, fatalmente, repleta de afilados colmillos.

SISTEMÁTICA

Si la serpiente del Edén fue condenada a arrastrarse después de su falta, ¿qué apariencia tenía antes de hacer efectivo su castigo?

MALHECHORES

Para evitar los frecuentes asaltos a carruajes, perpetrados por bandidos apostados en lo alto, el Rey ha ordenado podar la rama que hacía puente sobre el camino.

La rama ha retoñado durante el verano. Los bandidos riegan el árbol diariamente.

Contenido relacionado

Comentarios a: "Siete brevísimas narraciones"

(*)Requeridos

Sobre el autor

  • Amilkar Feria Flores

    . La Habana, 1967. Escritor y artista visual. . Licenciado en Pedagogía en Artes; Diplomado en Antropología Cultural y en Producción Simbólica. Su desempeño se ha centrado en la ilustración artística para prensa y libros. Ha publicado los títulos: Las dulces horas, Premio Pinos Nuevos 2007 (Poesía, Ediciones Unión, 2008)); Algunas animalezas y otras bestialidades (Narrativa, Ediciones Extramuros, 2010) y Crónicas diluvianas (Narrativa, 2010).