El enigma de las arenas

El enigma de las arenas

Aburrido del verano londinense y de la monotonía de su trabajo en el Ministerio de Relaciones Exteriores, Carruthers acepta la invitación de su amigo Davies para participar en un crucero por el Báltico. Pero pronto se da cuenta de que el curioso viaje no va a ser de placer. El Dulcibella resulta no ser un yate, sino un bote destartalado, y conforme navegan por las traicioneras aguas y arenas movedizas, Carruthers se da cuenta de que sus conocimientos de alemán pueden tener una posibilidad insospechada… Es el comienzo de una aventura tan peligrosa como emocionante y plagada de desafíos. Y poco a poco Carruthers se contagia del entusiasmo y la templanza de su amigo, para descubrir en su propio interior nuevas fuerzas y un, hasta entonces desconocido, sentido moral.

Libro Impreso Kindle

PREFACIO DEL AUTOR

Unas palabras sobre el origen y la paternidad literaria de este libro. Mi amigo «Carruthers» vino a visitarme en octubre pasado (1902) y, bajo promesa de guardar temporalmente el secreto, me confió abiertamente toda la aventura que se describe en estas páginas. Hasta entonces yo sólo sabía lo que el resto de sus amigos, es decir, que acababa de sufrir ciertas experiencias durante un crucero en yate con un tal míster «Davies», quien había dejado honda huella en su carácter y en sus costumbres.

Al término de su relato –que me produjo una impresión profunda, tanto por su relación con mis estudios y preocupaciones particulares como por su interés intrínseco y expresión vigorosa, añadió que los importantes hechos descubiertos durante el crucero se habían comunicado a las autoridades, quienes, tras manifestar cierta decorosa incredulidad, quizá debida en parte a lamentables deficiencias de su propio servicio secreto, los habían utilizado, según creía él, para evitar un grave peligro nacional. Y digo «según creía él» porque, aunque no cabía duda de que el peligro se había evitado de momento, no existía seguridad de que se hubiese tomado medida alguna para combatirlo, dado que el secreto descubierto era de tal naturaleza que, probablemente, la mera sospecha de su revelación podía haber anulado su eficacia.

Como quiera que fuese, durante un tiempo el asunto permaneció tal como estaba, según deseaban «Carruthers» y míster «Davies» por ciertas razones personales que se expondrán al lector.

Sin embargo, ciertas disposiciones políticas los estaban llevando a reconsiderar su decisión. Éstas mostraban con aplastante claridad que la información arrancada con tanto esfuerzo y peligro al gobierno alemán y transmitida al nuestro con tanta rapidez causó en nuestra política un efecto sumamente transitorio, si es que tuvo alguno. En cambio, cierta influencia maléfica, cuyo origen aún desconcierta a todos menos a unos pocos, trabajaba sin descanso para impulsar a nuestra diplomacia a volver por caminos que en principio sería prudente rehuir aun sin esa advertencia clamorosa.

Como enérgico remedio para lo que se había convertido nada menos que en una enfermedad nacional, los dos amigos tenían ahora la intención de hacer pública su historia, y en relación con ello «Carruthers» deseaba mi consejo. Existía el gran inconveniente de que un inglés de noble apellido estaba vergonzosamente implicado, y si se daba a conocer su identidad sin hacer uso de una delicadeza infinita, personas inocentes, y especialmente una joven dama, sufrirían perjuicio y deshonor. En realidad, ya circulaban rumores molestos que contenían una pizca de verdad y un montón de falsedades.

Tras sopesar los dos aspectos del problema, me pronuncié sin reservas por su divulgación. Pensé que los inconvenientes personales podrían vencerse por medio de la discreción; mientras que, desde el punto de vista público, no se trataba más que de uno de esos casos lamentables que ocurren con frecuencia creciente en nuestros días, en que los asuntos que deberían guardarse debidamente en el aislamiento del despacho del estadista, deben sacarse necesariamente de él para someterlos al sentido común del país en general: sentido común que, según reconocen los observadores atentos, está creciendo, mientras que la habilidad del político va decayendo.

Se acordó la divulgación del asunto, y el siguiente paso fue pensar en la forma que se le debería dar. «Carruthers», con el concurso de míster «Davies», se inclinaba por una escueta exposición de los hechos esenciales, desprovistos de su cálida envoltura humana. Yo estaba enérgicamente en contra de tal procedimiento, en primer lugar porque, en vez de aquietarlos, agravaría los rumores que circulaban; y después, porque con una forma semejante el relato no tendría poder de convicción y con ello se frustraría su propia finalidad. Las personas y los acontecimientos están indisolublemente relacionados; las evasivas, la síntesis y las supresiones harían pensar al lector en la trama de un engaño. En realidad, me pronuncié por algo más definido, aconsejando que la historia se divulgara franca y honradamente, de la manera más explícita y minuciosa posible, con el fin de entretener y atraer un amplio círculo de lectores. El propio anonimato resultaba indeseable. Sin embargo, existía la necesidad imperiosa de tomar ciertas precauciones.

El enigma de las arenas – Robert Erskine Childers

Robert Erskine Childers. Escritor, soldado y nacionalista irlandés, es conocido principalmente por su obra El enigma de las arenas, que tuvo gran relevancia e influencia durante la Guerra Civil Irlandesa. Pese a ser de origen inglés y militar durante dos guerras del lado británico, Childers apoyó con firmeza la causa irlandesa hasta el punto de convertirse en un abanderado de la independencia.

Childers formó parte del inicio del movimiento republicano independiente irlandés y fue detenido durante el proceso de negociaciones con Inglaterra, siendo ejecutado en 1922.