Ninfas del valle

ʻArā’is al-Murūj (Ninfas del valle) es una colección de cuentos del famoso autor y artista libanés-estadounidense Gibran Jalil Gibran. Nació en 1883 en el seno de una familia católica maronita en la ciudad de Bisharri, en el norte del Líbano. Su familia emigró a los Estados Unidos en 1895, donde comenzó su educación formal y aprendió inglés y arte. En Occidente, se lo conoce especialmente por su libro El profeta, que completó en 1923, y que luego fue traducido a más de 40 idiomas. Gibran murió en la ciudad de Nueva York en 1931. Fue enterrado en el Líbano de acuerdo con sus deseos. El libro tiene tres cuentos: Ramād al-ajyāl wa al-nār al-khālida (El polvo de los siglos y la llama eterna), Martā al-bāniya (Marta de Ban) y Yūḥanna al-majnūn (El loco). Ninfas del valle fue traducido al inglés por H. M. Nahmad en 1948; así como al español y al persa, entre otros idiomas.

Libro Impreso Kindle

MARTA

I

El padre de la niña murió cuando Marta estaba todavía en la cuna y su madre falleció antes de que la niña cumpliera diez años de edad. Fue a vivir sus años de orfandad en la casa de un pobre vecino, que con su mujer y sus hijos, vivía de los frutos de la tierra en una pequeña y. aislada aldea, en uno de los hermosos valles del Líbano.

Al morir el padre de Marta, por toda herencia le dejó su nombre y una pobre cabaña que se alzaba entre nogales y álamos. De su madre sólo había hererado lágrimas de dolor y s u orfandad total. Vivió como una extranjera en la tierra que la había visto nacer, sola entre árboles frondosos y altas rocas. Cada mañana, la niña caminaba descalza, vestida de harapos, e iba a ordeñar a las vacas a una región del valle donde el pasto era rico, y allí se sentaba la niña a la sombra de un árbol. Canta con los pajarillos y lloraba. con el arroyo, mientras enviciaba a las vacas por disponer de abundante comida. Contemplaba las flores y el revoloteo de las mariposas. Al hundirse el sol en el horizonte el hambre se apoderaba, de ella, y volvía a la cabaña, a sentarse junto a la hija de su tutor, y a comer una escasa ración de pan de maíz, con un poco de truta seca y frijoles humedecidos en vinagre y aceite de oliva. Después de la frugal cena, extendía pa .a seca en el: suelo, en un rincón, y se acostaba, reposando la cabeza en sus brazos. Luego se dormía y suspiraba, y deseaba que la vida fuera un sueño largo y profundo, sin ensueños y sin despertar. Cerca del alba, su tutor la despertaba bruscamente para que lo sirviera, y la niña despertaba temblando de miedo por la dureza y la ira de su tutor. Así pasaron varios años en la vida de Marta, la desventurada, entre aque.llas distantes colinas y apartados valles.

Pronto comenzó a sentir la niña en su corazón el despertar de emociones que hasta entonces no había tenido; era como estar conciente del perfume del corazón de una flor. Extraños sueños y pensamientos se arremolinaban en ella, como un rebaño que cruzara un río. Despertaba en ella la mujer y parecía tierra fresca y virgen preparada para recibir la semilla del conocimiento, y para sentir las huellas de la experiencia. Era una muchacha retraída y pura, a la que un decreto inescrutable del destino había exiliado en aquella granja apartada, cuya vida se regía en todas sus fases con las estaciones del año. Era como una sombra de un dios desconocido, que residiera entre la tierra y el sol.

Los que hemos pasado la mayor parte de nuestra existencia en ciudades llenas de gente sabemos muy poco de la vida de quienes habitan en los pueblos y en las aldeas apartadas del Líbano. Nos arrastra la corriente de la civilización moderna. Hemos olvidado -o por lo menos así lo pensamosla filosofía de esa vida hermosa y simple, llena de pureza y de candor espiritual. Pero si volviéramos la mirada hacia esa vida, la veríamos sonreír en la primavera, la veríamos durmiendo la siesta al sol del verano; la veríamos cosechar en el otoño, y reposar en el invierno, y la consideraríamos como a nuestra madre naturaleza en todos sus estados de ánimo. Somos más ricos en bienes materiales que aquellos aldeanos; pero el espíritu del campesino es más noble que el nuestro. Nosotros sembramos mucho, y no cosechamos nada; en cambio, todo lo que ellos siembran lo cosechan. Nosotros, los que vivimos en la ciudad, somos esclavos de nuestros apetitos; ellos, son los hijos de la alegría simple. Nosotros bebemos en la copa de la vida un líquido enturbiado con amargura, desesperación, temores y hastío. Ellos beben el claro vino de la vida sencilla.

Ninfas del valle – Gibran Khalil Gibran

Gibran Khalil Gibran. Escritor y pintor libanés nacido en Becharré el 6 de enero de 1883 y fallecido en Nueva York el 10 de abril de 1931. Su familia emigró a Estados Unidos cuando él tenía once años, país en el que aprendió inglés y en el que estuvo hasta su vuelta a Líbano en 1898. En su país natal empieza a perfeccionar su dibujo, y también allí nace el germen de la que sería su obra cumbre, El profeta. En 1902 vuelve a los Estados Unidos, más concretamente a Boston, una de las indiscutibles capitales culturales de Nueva Inglaterra, donde inicia una carrera como pintor que lo llevaría a exponer en diversas partes del mundo, llegando a hacerlo incluso, con gran éxito, en París. Al tiempo que su fama como pintor avanza, Gibran empieza a publicar sus textos, por ejemplo en la revista Al-Manarah, fundada por él. En 1923 ve por fin la luz El profeta, ilustrada por él mismo, con gran aceptación por parte del público y de la crítica. Aunque instalado en Nueva York desde la década de los 10, Gibran intentó volver a Líbano constantemente, añorando sus raíces.