Trilogía de la Luna

Trilogía de la Luna - Edgar Rice Burroughs

En 1923 apareció el primer volumen de la serie lunar. Como en el ciclo de Marte y en el de Venus, todo empieza en Barsoom. Gracias a John Carter los barsoomianos han establecido con la Tierra contactos por radio, el comienzo de un apasionante diálogo entre los dos planetas. A partir de ese momento, cada pueblo intentará enviar una astronave al mundo amigo. La de la Tierra, bautizada como Barsoom, alza el vuelo con una tripulación de cinco hombres en dirección a Marte el día de Navidad de 2025. Pero tendrá que pasar por la Luna, donde los astronautas descubrirán un universo donde se codean maravillas y peligros. Así comienza una saga que no es solamente la de la grandeza y la decadencia de la civilización lunar, consecuencia de la guerra entre los pueblos de la Tierra y los de la Luna. Es también el ciclo de aventuras de un nuevo héroe en la gran tradición burroughsiana. O, más exactamente, de una dinastía de héroes, los Julian, que, a través de los siglos, va a escribir la Historia de la Tierra y la de la Luna, al filo de sus enfrentamientos con una dinastía de bribones, los Orthis…

Libro Impreso

Prólogo

Nos conocimos en la Sala Azul del crucero transoceánico Harding la noche marciana del 10 de junio de 1967. Durante las largas horas anteriores al despegue de la nave, había estado vagando por la ciudad contemplando la celebración, visitando diferentes lugares que me parecían escenarios de sucesos sin parangón… un mundo enloquecido por la alegría. Solo había un sillón vacante en la Sala Azul, y se encontraba frente a la mesa en la que él ya ocupaba un lugar, solo.

Le pedí permiso para sentarme y él me invitó con gran educación a que le hiciera compañía mientras se levantaba y una fugaz sonrisa iluminaba su rostro; una sonrisa que hizo que aquel hombre me gustara desde el principio.

Jamás me imaginé que el Día de la Victoria, que habíamos celebrado hacía dos meses escasos, pudiera verse eclipsado en términos de desbocados sentimientos nacionales, pero, aparentemente, la noticia que se había difundido aquel mismo día parecía haber tenido un efecto mayor sobre la mente y la imaginación de la gente.

Los más de cincuenta años de guerra que se habían sucedido casi ininterrumpidamente desde su inicio en 1914 habían desembocado en la dominación absoluta de la raza anglosajona sobre el resto de razas del mundo, y prácticamente por primera vez desde aquel lejano pasado la supervivencia de la raza humana no se veía amenazada por alguna nación sin civilizar, o semicivilizada, que estuviera en guerra constante con alguna porción del globo. La guerra había terminado, definitivamente y para siempre. Las armas y las municiones fueron arrojadas a los cinco océanos; las naves de las enormes armadas aéreas estaban siendo desmanteladas o reconvertidas en transportes para propósitos pacíficos y comerciales.

Los pueblos de todas las naciones habían celebrado aquel final, vencedores y vencidos por igual, debido a su cansancio por la guerra. O al menos, pensaban que estaban cansados de la guerra, ¿pero era así? ¿Qué más conocían aparte de la guerra? Solo los más ancianos eran capaces de recordar vagamente un mundo en paz; los demás no conocían otra cosa que aquel conflicto armado. Aquellas personas habían nacido, vivido y muerto con sus nietos agrupados en torno a ellos y el sonido de las alarmas tronando constantemente en sus oídos. Quizá, gracias al más puro azar, la diminuta zona donde habían vivido sus vidas jamás había sido aplastada por la pezuña de hierro de la batalla; pero siempre, en algún lugar, se luchaba una, retrocediendo como el agua del mar para regresar de nuevo. Hasta 1959: aquel año se produjo la gran marea de la locura humana que devastó todo el planeta en una sola batalla que duró ocho largos y sangrientos años y que, cuando se retiró, tan solo dejó un mundo agostado y quemado.

Trilogía de la Luna – Edgar Rice Burroughs

Edgar Rice Burroughs nació el 1 de septiembre de 1875 en Chicago, Estados Unidos y falleció en Encino, California el 19 de marzo de 1950. Tras múltiples traslados con su familia fue enviado al colegio Harvard de Chicago, donde recibió una formación clásica que inspiraría su fecunda imaginación. Apasionado de lo militar, los ranchos y la vida activa, llegó a formar parte del Séptimo de Caballería de los Estados Unidos, si bien tuvo que retirarse de ésta prematuramente debido a un problema de corazón. Tras esto, pasó por múltiples empleos y se casó con su novia de siempre, Emma Centennia Hulbert, con quien tuvo tres hijos y de quien se divorció en 1939, casándose en 1940 con Florence Dearholt, aunque también se separó de ésta dos años más tarde.

Mientras trabajaba en uno de sus muchos empleos fracasados se dedicó a leer algunas revistas de ficción y decidió que él podía escribir relatos mucho mejores que los que aparecían en aquellas publicaciones. Así surgió Bajo las lunas de Marte, bajo el pseudónimo de Norman Bean. El relato gustó tanto que su editor siguió encargándole escritos, naciendo así la popular figura de Tarzán (Tarzán de los monos), que apareció en 1914 ya en forma de libro. Burroughs seguía escribiendo a un ritmo trepidante, creando los mundos de Barsum y Pellucidar, ambientadas en Marte y en el centro de la Tierra, respectivamente. Todas sus obras alcanzaron gran éxito (se le considera uno de los escritores más prolíficos de su tiempo), pero con la adaptación de sus novelas al cine fue cuando alcanzó realmente la notoriedad que aún hoy conserva.