Novelas de fantasía

Cuento de hadas

Stephen King

Charlie Reade parece un estudiante de instituto normal y corriente, pero carga con un gran peso sobre los hombros. Cuando él solo tenía diez años, su madre fue víctima de un atropello y la pena empujó a su padre a la bebida. Aunque era demasiado joven, Charlie tuvo que aprender a cuidarse solo… y también a ocuparse de su padre.

Ahora, con diecisiete años, Charlie encuentra dos amigos inesperados: una perra llamada Radar y Howard Bowditch, su anciano dueño. El señor Bowditch es un ermitaño que vive en una colina enorme, en una casa enorme que tiene un cobertizo cerrado a cal y canto en el patio trasero. A veces, sonidos extraños emergen de él.

Mientras Charlie se encarga de hacer recados para el señor Bowditch, Radar y él se hacen inseparables. Cuando el anciano fallece, le deja al chico una cinta de casete que contiene una historia increíble y el gran secreto que Bowditch ha guardado durante toda su vida: dentro de su cobertizo existe un portal que conduce a otro mundo.

El ponche de los deseos, una novela de Michael Ende

El ponche de los deseos

Michael Ende

Belcebú Sarcasmo es un mago lleno de talento y acostumbrado al éxito. A pesar de ello, este año no ha logrado cumplir su cupo de maldades porque el Consejo Supremo de los Animales le ha enviado un espía: un gato con el sonoro nombre de Maurizio di Mauro. A la tía Tirania, bruja de profesión, le ocurre exactamente lo mismo: el cuervo Jacobo la vigila tan de cerca que frena sus malas acciones. Tiranía y Belcebú están en apuros y el tiempo aprieta. ¿Podrán llevar a cabo su proyecto infernal antes de que suenen las campanadas de Año Nuevo?

Inverness: La profecia de Ender

H.M. Iraheta

Mucho tiempo ha pasado desde la muerte de sus padres. Y Ender ahora es todo un adolescente, con curiosidades y ansias de descubrir el mundo. Su abuelo Clerent, un mago de gran sabiduría, se ha encargado de instruirlo en las artes de la magia junto con la pareja de silfos Oruman Y Eris, una raza casi extinta de la magia, tratando de mantener lejos al muchacho del Reino de Inverness. Durante mucho tiempo ha permanecido oculto de un mundo que Ender ni se imagina. Hasta que por accidente escucha parte de una conversación que lo motiva a aventurarse en lo que será el inicio de grandes aventuras que lo llevarán a estar al borde de la muerte, a combatir con los Centinelas: espectros lúgubres con una maldición; conocerá criaturas sin igual de extremo peligro, hará amigos que no lo dejarán solo: porque todos, de alguna manera, poseen algo en común con la profecía que a Ender le ha proferido un destino que deberá descubrir con la ayuda de todos.

La Historia Interminable

Michael Ende

Bastián Baltasar Bux, es un niño tímido al que le encanta leer y tiene una portentosa imaginación. Leyendo un extraño libro averigua que el reino de la Fantasía está en peligro. En este mismo libro lee, asombrado, que Bastián Baltasar Bux debe unirse a Attreyu, un valiente guerrero, para salvar la Fantasía. Así comprende que ese libro es Fantasía y Fantasía es La historia interminable. Versión ilustrada por Roswitha Quadeflieg. Maquetación a dos tintas y diferentes tipografías para distinguir las dos historias narradas.

Juego de tronos

George R. R. Martin

Tras el largo verano, el invierno se acerca a los Siete Reinos. Lord Eddard Stark, señor de Invernalia, deja sus dominios para unirse a la corte del rey Robert Baratheon el Usurpador, hombre díscolo y otrora guerrero audaz cuyas mayores aficiones son comer, beber y engendrar bastardos. Eddard Stark desempeñará el cargo de Mano del Rey e intentará desentrañar una maraña de intrigas que pondrá en peligro su vida… y la de los suyos. En un mundo cuyas estaciones duran décadas y en el que retazos de una magia inmemorial y olvidada surgen en los rincones más sombrios y maravillosos, la traición y la lealtad, la compasión y la sed de venganza, el amor y el poder hacen del juego de tronos una poderosa trampa que atrapa en sus fauces a los personajes… y al lector.

La invención de Morel

Adolfo Bioy Casares

Un fugitivo acosado por la justicia llega en un bote de remos a una isla desierta sobre la que se alzan algunas construcciones abandonadas. Pero un día, ese hombre solitario siente que ya no lo es, porque en la isla han aparecido otros seres humanos. Los observa, los espía, sigue sus pasos e intenta sorprender sus conversaciones. Ése es el punto de partida del misterio, del tránsito continuo de la realidad a la alucinación, que poco a poco lleva al fugitivo hasta el esclarecimiento de todos los enigmas. Este libro puede compararse, por derecho propio, con los relatos más perfectos de Edgar Allan Poe. Su trama ingeniosa, sabiamente desplegada y, sobre todo, la admirable originalidad de la idea en torno a la cual gira la acción, han convertido a La invención de Morel en una de las obras maestras indiscutibles de la literatura fantástica.

Los dioses de Bal-Sagoth

Robert E. Howard

La saga de Turlogh O’Brien, «el Negro», abarca algunas de las mejores piezas que Robert Ervin Howard escribiera jamás. No nos encontramos aquí con piezas menores o de complemento, sino con un Howard en su mejor momento. No cabe duda de que es esta una saga de gran calidad y que, además, presenta a uno de los mejores personajes del autor: Turlogh el irlandés, un personaje histórico, sobrino del rey Brian Boru, que participó en la legendaria batalla de Clontarf. La versión howardiana del personaje combate por igual contra vikingos y monstruos, jura por Crom y protagoniza algunos de sus mejores cuentos, que incluyen dioses oscuros, batallas como solo el texano sabía narrar y una prosa depurada, que no ha perdido un ápice de su fuerza desde que fuera escrita, hace más de ochenta años.

La rosa amarilla

Mór Jókai

En «La rosa amarilla» —sorprendentemente, una de las escasas obras de Mór Jókai disponibles en nuestro idioma— el lector recibe la invitación a contemplar, primero, un paisaje árido y sin encanto que no parece contener más que a un jinete pasmado por la flor insólita que lleva bajo el sombrero; la rosa amarilla es un regalo quién sabe si de amor, quede vez en vez, como preludio de la gran metáfora de esta novela, se le escurre de las manos y lo obliga a desandar sus pasos para recuperarla. Este hombre participa de entrada en un rito personal que, a la postre, se transformará en una pequeña epopeya colectiva de los magiares. Nunca los personajes abandonarán este escenario que de súbito aparece lleno de vida, cargado desde hace siglos por un carretón cíngaro que viaja en círculos dejando a su paso la simiente de pequeñas anécdotas pastoriles —el hombre que se ha vuelto loco, el camarada que se fue a la guerra, la mujer de indómita belleza, el duelo a muerte— que, al caer en tierra fértil de la imaginería popular, crecen hasta que el ramaje del misterio no permite ver en qué momento dejaron las cosas de ser reales para volverse mágicas.

Memorias de una enana

Walter de la Mare

La que fuera calificada como «única novela surrealista inglesa» constituye una rara joya dentro de la singular obra de un escritor tan particular e inclasificable como Walter de la Mare (1873-1956). Además de un fino talento para la poesía, afín en cierta manera a Thomas Hardy y los mejores vates georgianos, De la Mare fue un excelente narrador, maestro en el campo del relato etéreo y de atmósfera, con clara preferencia por los temas fantásticos y evanescentes, la infancia y el mundo de los sueños. Nacido en Charlton (Kent) en 1873, de padre descendiente de hugonotes y madre escocesa, publicó su primer libro de poemas, «Songs of Childhood» (1902), bajo el seudónimo de Walter Ramal. Dos años más tarde probó fortuna con una primera novela de escaso éxito, «Henry Brocken», a la que años después seguiría «The Return» (1910), que ganó el premio Polignac. Con «Memorias de una enana» (1921), fantasía poética tan lúcida como enigmática, su elegante prosa, evocativa y romántica, alcanza sus cotas más elevadas. Ganadora en su día del premio James Tait Black Memorial, la novela es un apasionante estudio, a veces perverso, de la soledad y la marginación, a través de todo un año de la vida de una singular dama victoriana, guapa y bien formada pero de tamaño reducido (en realidad sólo algo menor que la reina Victoria), angustiada y extraviada en un mundo que no comprende y por el que se siente rechazada.

Orlando

Virginia Woolf

Novela difícilmente clasificable en la que —como escribió en su día Jorge Luis Borges, traductor de la obra— «colaboran la magia, la amargura y la felicidad», ORLANDO (1928) narra los avatares a lo largo de cerca de trescientos años del que empieza siendo un caballero de la corte isabelina inglesa. Producto en parte de la ambigua pasión de Virginia Woolf (1882-1941) por Vita Sackville-West y antecedente singular del realismo fantástico, la historia de su protagonista, ambientada siempre en sugerentes escenarios e impregnada por la particular obsesión de su autora por el transcurso del tiempo, se desliza como un deslumbrante cuento de hadas ante los fascinados ojos del lector.