Poetas

Poesía de Estados Unidos

Poemas de Patti Smith

Patricia Lee «Patti» Smith (Chicago, 30 de diciembre de 1946) es una cantante y poetisa estadounidense. Smith saltó a la fama durante el movimiento punk con su álbum debut Horses (1975). Apodada «la madrina del punk», trajo un punto de vista feminista e intelectual a la música punk y se convirtió en una de las artistas más influyentes de la música rock, integrándola con un estilo de poesía beat.

Noguchi’s Butterflies

No puedo caminar
No puedo ver
Más allá de lo que está
Frente a mí
Me recuesto
Pero no lloro
Transportada en el espacio
Por las mariposas

Sobre mi cama
Otro cielo
Con las alas que enviaste
A mi vista
Todo el dolor se disuelve
En otra luz
Transportada a través
Del tiempo
Por la mariposa

Me llegó está cancioncita
Como un pequeño regalo mientras me paré
Junto a la cama de Frida
Se las regalo
Con mucho
Amor

Reflecting Robert

La bienaventuranza está dentro de todos nosotros
Se encuentra sobre el largo andamio
Patrulla el vaporoso vestíbulo
En nuestras búsquedas, aunque todavía, nos aventuramos
Con la esperanza de agarrar un puñado de nubes y regresar
Sin un rasguño, nube en mano. Nos encontramos
Espacio, puño, violín, o esto — un rostro inmaculado
De un muchacho, algo salvaje, sonriendo al sol.
Levanta la mano, en un despreocupado saludo
Sombreando ojos que contienen el hilo de Dios.
Pronto reunirán poder, desencanto
Reflejarán la iluminación, la agonía
Revelarán el proceso del amor
En una hora sola, derramarán lágrimas.
Su boca un círculo, una fuente bautismal
Abriéndose de par en par como los labios de una damisela
Sonando los extremos vertiginosos.
La relatividad de la vena, la cadera de la agitación
Por el bien del ala hay un hombro.
Para la simetría hay un filo.
Se arrodilla, se humilla, le perfora el costado.
Ofreciendo su bazo a los lobos del bosque.
Corre por los azulejos, el tablero humano.
Virilidad, la coquetería todo un juego — bien jugado.
Inmerso en la desgracia luminosa, se eleva
Como esclavo, ninfa, una capucha fabulosa
Como una rosa, un ladrón de la vida, él desfila
Desnudo coronado de hojas, inmortal.
Cantará sobre el cuerpo, su verdad
Aumentará el cuello brillante
Arrastrar aire hacia nuestro deleite
De la decadencia
El florecimiento
La charada violenta
¿Pero quién cantará de él?
¿Quién cantará su bienaventuranza?
El ojo irreverente, la sonrisa radiante
Porque él, su propio mensajero, se ha ido
Ha saltado a través del cristal órfico
Para vagar eternamente
En busca de la perfección
Sus tobillos azules tatuados con estrellas.

A Small Entreaty

Una pequeña súplica
Puede que no sea nada
Excepto la cáscara de un loto
Llenando de papel la distancia
Para la planta de tus pies
Una piel solitaria
Para levantar y transformarse
En una gorra para acunar
Tu cabeza reverente
Un oído para oír
El gran cuerno
Una zapatilla para montar
Los escalones del templo
Una piel solitaria
Desnudando este deseo
Que tus manos
Se llenen de nada
Que tu juguete
Se esparza por el cielo
Pequeños ramilletes amarillos
Explotando como estrellas
Como sonrisas
Y la risa de una campana

Seventh Heaven

Oh Rafael. Ángel guardián. En el amor y el crimen
todas las cosas se mueven en sietes. Siete compartimientos
en el corazón. Las siete tentaciones elaboradas.
Siete demonios expulsados de Maria Magdalena, la puta
de Cristo. Los siete maravillosos viajes de Sinbad.
Sin/bad. Y el número siete marcado para siempre
en la frente de Caín. El primer hombre inspirado.
El padre del deseo y del asesinato. Pero el suyo no era
el primer éxtasis. Considera a su madre.

El de Eva fue el delito de la curiosidad. Como dice el refrán
mató al gato. Una mala manzana estropea
a las demás. Pero estén seguros de que no era una manzana.
Una manzana parece un culo. Es la fruta de los maricones.
Debe haber sido un tomate.
O mejor aún. Un mango.
Ella mordió. ¿Debemos culparla? ¿Abusar de ella?
Pobre perra dulce. Quizás haya más en la historia.
Piensa en Satanás como un semental.
Tal vez sus rodillas estaban abiertas.
Serpientes satánicas entre ellos.
Se abren más
Serpientes por sus muslos
Que se frotan en ella por un tiempo
Más que el árbol del conocimiento era
para ser comido… estremece su primer estremecimiento
jardín de los placeres placeres
¿Acaso lo lamentó?
¿Alguna vez somos chicas?
¿Era buena en la cama?
sólo Dios sabe