Logo de Isliada

Literatura cubana contemporánea

Noticias

Los restos de Sor Juana

En el año 1974, el antropólogo físico Arturo Romano Pacheco, reveló el hallazgo de restos mortales pertenecientes Sor Juana Inés de la Cruz (1651-1695), durante los trabajos de excavación llevados a cabo en la iglesia del que fuera convento de San Jerónimo, en la Ciudad de México, actual la Universidad del Claustro de Sor Juana.

Sin embargo, durante todos estos estos años persistía la duda acerca de la autenticidad del hallazgo. Una cuestión que desde 2011, un equipo del Departamento de Genética del Cinvestav y de Análisis Morfológico de la UAM se propuso despejar. Para validar la investigación,  se utilizó ADN de la monja jerónima con el propósito de  cotejarlo con material genético procedente de sus familiares.

Durante la presentación de la conmemoración del 320 aniversario de la muerte de la poetisa, Carmen Beatriz López-Portillo, rectora de la Universidad del Claustro de Sor Juana (UCSJ), con sede en el antiguo exconvento, informó que “se decidió que era difícil poder hacer el estudio de ADN” y admitió que la autenticidad de los restos no pudo ser corroborada a nivel genético; sin embargo, asevera tener un 99% de seguridad en que los restos pertenecen a Sor Juana.

Sobre el estudio integral del esqueleto, los expertos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) confirmaron, a través de técnicas de antropología forense, la edad del mismo y el hecho de que se trata de la osamenta de una mujer con el mismo número de años que tenía la poetisa jerónima al fallecer.

Tras los estudios, los restos, consistentes en cerca de 200 huesos, serán regresados al antiguo templo de San Jerónimo, donde descansarán en un ataúd de caoba; no como hasta ahora, en una caja identificada como “Cráneo / Coro bajo / Esqueleto XXVI”, junto a los despojos de otras 300 monjas jerónimas.

Contenido relacionado

Comentarios a: "Los restos de Sor Juana"

(*)Requeridos